Christophe Mathieu el diseñador inquieto, presenta Maranga

22/01/2013

Maranga es el fruto de una nueva colaboración entre el diseñador Christophe Mathieu y la firma de iluminación Marset, para la que ha creado luminarias como Compass (1997),  Topolina (2000), Clea (2006) o la superventas Discocó (2008). A pesar de su nombre de fruta tropical inventada, la nueva lámpara de Mathieu reinterpreta el estilo escandinavo en la esencialidad de su forma y en el uso racional de la iluminación para generar un ambiente cálido y confortable.

Desde su estudio de trabajo en Barcelona, Christophe Mathieu nos cuenta en el siguiente vídeo y en la entrevista que os transcribimos a continuación sus inquietudes como diseñador y las particularidades de su última creación para la firma Marset.

¿Qué significado tiene para ti la luz?
Yo me crie en Tenerife, un lugar donde la luz del sol es intensa, como intenso es su paisaje de origen volcánico, con una vegetación rica en formas y colores. Siempre he preferido la luz natural, de hecho me cuesta seguir trabajando cuando anochece, pero por otro lado me gusta jugar con la luz artificial: la puedo transformar, reflejar, difuminar, refractar, variar de intensidad, colorear e incluso con ella se puede variar la percepción de un espacio y provocar emociones.

¿Qué elementos caracterizan tus diseños?
Quizás los demás pueden responder mejor a esa pregunta, lo que sí que te puedo decir son las características que deseo que tengan los objetos que diseño, si lo consigo o no esa es otra cuestión.  En el caso de las lámparas, quiero que resulten útiles, que su luz sea la adecuada al uso que se le va a dar, que no emitan una luz molesta, que sean confortables, que la lámpara, como objeto, seduzca tanto encendida como apagada. E igual de impórtate es que exista una buena relación calidad precio.

¿Cómo definirías a Maranga, tu última creación?
Maranga es fruto de mi interés por el diseño escandinavo, y por mi gusto por las formas ligeras. Durante el proceso de creación hice muchas maquetas con diferentes formas hasta llegar a la que más se aproximaba a la idea inicial que tenía en mi cabeza. Ha sido muy importante el desarrollo de ingeniería ya que la luminaria está formada por 32 piezas a modos de gajos que se unen entre si con un sistema de clipaje sin ningún tipo de tornillería. Los resquicios de luz que se escapan entre los gajos genera un juego de claroscuros, rico en matices luminosos, además de evitar el deslumbramiento. La abertura inferior, provista de un difusor, emite luz directa hacia abajo.

¿De dónde procede tu atracción por el diseño nórdico?
Mi padre es arquitecto, se formó en los años 50 en la escuela de arquitectura de Saint Luc, en Lieja, Bélgica, y mis recuerdos de infancia están ligados a cuando mi padre hacia sus propias lámparas de papel, típicamente escandinavas, y aún conservo con mucha nitidez la imagen  del tocadiscos Braum que teniamos en casa, el Phonosuper SK5 diseñado por Hans Gugelot y Dieter Rams, ¡una auténtica belleza!

Más información: www.marset.com

 

 

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close