Francesco Ranocchi: “La arquitectura sostenible es una apuesta de futuro”

08/04/2013

Si una cualidad define a AW Arquitectes es su preocupación por preservar el medio ambiente. El equipo que encabezan los italianos Francesco Ranocchi y Nadia Zander afronta cada uno de sus proyectos con una clara conciencia de las necesidades humanas y del deseo de encontrar un equilibrio con la naturaleza. Establecido en España desde 2004, el proyecto de ampliación del Hostal Empúries, un referente del turismo sostenible, es su mejor carta de presentación.

 

Hall de entrada y recepción del Hostal Empúries, modelo de desarrollo turístico sostenible.

¿Por qué AW Arquitectes se ha especializado en la arquitectura sostenible?
AW Arquitectes está involucrado en proyectos que respetan el hombre y la naturaleza, que interpretan la historia buscando un significado profundo. Siendo estas nuestras finalidades, no podemos no realizar una arquitectura sostenible. Proyectamos, estamos en constante equilibrio entre el presente y el futuro, una sensación, una observación, una idea en nuestra mente y una realidad futura. Este intercambio continuo entre el hombre y la naturaleza, y entre el pasado, presente y futuro que es la arquitectura, no puede, por supuesto, prescindir de una conciencia de las necesidades humanas íntimas, de una reflexión sobre el equilibrio de nuestro medio ambiente, la búsqueda de lo mejor  para el futuro. No veo cómo podríamos no hacer arquitectura sostenible… Luego, por supuesto, está la capacidad técnica, la experiencia, el estudio, la inspiración y, especialmente, la aplicación continuada de la voluntad para alcanzar los objetivos. Pero la decisión fundamental precede a los aspectos técnicos.

Con la intención de cerrar ciclos y aprovechar al máximo los recursos naturales, casi toda la totalidad de las cubiertas son vegetales. Las pluviales recogidas se utilizan para el riego del huerto ecológico.

¿Qué pautas definen la arquitectura sostenible?
En primer lugar, la arquitectura sostenible es un deseo que nace de la sensibilidad y del sentido de responsabilidad hacia el medio ambiente y el futuro. El futuro del hombre. Si tuviéramos que hablar sobre el método y la técnica, el discurso se ampliaría mucho pero, concretando, podemos distinguir cuatro puntos claves: la integración con el territorio; la utilización de criterios bioclimáticos; el uso de materiales saludables y sostenibles; y lo que es más importante, la capacidad de integrar estos tres principios en una buena arquitectura. No podemos hablar de una verdadera sostenibilidad si aquello que proyectamos no precede en el diálogo a la compleja historia del hombre y su cultura, y si esto no se compara con la complejidad de la naturaleza.

Para obtener una iluminación óptima con el mínimo de consumo, las luminarias del jardín se activan al anochecer y se desconectan al amanecer gracias a unos detectores crepusculares.

¿Qué tipo de proyectos realizáis?
Nuestro estudio abarca desde el diseño de objetos a grandes edificios públicos. Entre nuestras realizaciones figuran sillas, viviendas particulares y oficinas de grandes empresas. Pero todos nuestros proyectos, también los menores, siguen la misma voluntad: por ejemplo,  en la reestructuración y la ampliación de una casa unifamiliar, donde se debe dialogar con la existente, compensar las deficiencias, hacer sostenible una construcción que no lo es, o poner en valor el testimonio de un método constructivo tradicional; un campo complementario con respecto al proyecto teórico que ofrece la posibilidad de desarrollar nuevas ideas, nuevas visiones. Este año hemos proyectado dos rehabilitaciones interesantes, una en Bruselas, la trasformación en residencia de unos antiguos laboratorios universitarios en la que hemos experimentado con las técnicas constructivas en hierro y ladrillo de inicios del siglo XX y otra en Francia, un balneario que puede ser gestionado por dos únicas personas, con un interesante estudio sobre el sistema de gestión y su reflejo en la arquitectura.

La ubicación del hotel en un paraje privilegiado fomenta el respeto por el medio ambiente y la protección del entorno

AW Arquitectes ha proyectado la ampliación del Hostal Empúries, el primer hotel en conseguir la certificación LEED ORO en España.
Cuando en 2006 nos propusieron realizar la ampliación del Hostal Empures nos dimos cuenta de que íbamos a trabajar en la bahía que habíamos tenido ante nuestros ojos durante años en nuestro estudio romano, en una fotografía de Joan Lassús. El entorno natural e histórico del Hostal requería de una precaución extrema. Lo más convincente fue la determinación por parte de la propiedad de realizar un proyecto modélico, desde el punto de vista de sostenibilidad, medio ambiente e integración en el paisaje, y también del respeto a la arquitectura preexistente. Con esta visión no fue difícil llegar pronto a un acuerdo, hablando de forma extensa, definiendo y tratando todos los puntos principales del proyecto. Al final el Hostal Empúries fue el primer hotel en Europa en obtener la certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). Para mayor precisión el LEED Gold. Reflexionando hoy sobre esta experiencia, podemos decir que, en conjunto, ha constituido un buen laboratorio para experimentar las técnicas de concepción propia y la realización de un proyecto sostenible, un proyecto cuya huella ecológica es mínima, tanto en términos de energía utilizada para su realización, como de energía necesaria para su funcionamiento. Pero por encima de todo, el proyecto del Hostal Empúries fue un momento de reflexión sobre la posibilidad de crear un modelo proyectual reproducible, que responda a necesidades hoy fundamentales: en primer lugar la necesidad de encontrar una forma de equilibrio entre hombre, naturaleza y técnica.

El Hostal destaca por una inserción adecuada en la naturaleza y la utilización de materiales renovables, reciclables y no contaminantes.

¿Qué garantiza esta normativa y que requisitos exige?
El LEED es un protocolo muy interesante que contempla varios factores que caracterizan el grado de sostenibilidad de un edificio, algo que va más allá de las certificaciones limitadas  a las prestaciones del edificio en términos de consumo de energía. La certificación LEED considera la localización, las características del lugar y del terreno, los factores proyectuales, los factores innovadores, el proceso de construcción, los materiales utilizados y las técnicas, el consumo de energía del edificio, sus fuentes de energía y la energía incorporada, la calidad de la iluminación interna y externa, y en este campo, la presencia de dispositivos de control automático y gestión de energía, así como la gestión de la utilización de agua potable, etc.  Un proceso completo. Una vez terminado, como ya he mencionado, fue el primero en Europa en obtener la certificación. Ahora ya existen otros, incluso en España, en las Islas Baleares, por ejemplo. Esta es una buena noticia. El Hostal quiere ser no sólo un ejemplo de arquitectura sostenible, sino también un modelo de desarrollo turístico sostenible.

El spa invita al bienestar a través de unas exclusivas instalaciones con iluminación LED de cambio de color y agua caliente suministrada a través de un sistema de energía solar térmica.

¿Diseñar un edificio eco-sostenible exige una gran inversión?
No distinta de la necesaria para un edificio no sostenible que, al final, además de los costes de realización suma los costes de los daños ambientales, a menudo cuantiosos e irreversibles, algo que no se suele tener en cuenta. Se puede realizar una construcción sostenible a un precio increíblemente bajo y, al contrario, se puede construir de manera tradicional a un coste peligrosamente alto. La verdadera diferencia no está en el coste sino en los conocimientos técnicos.

¿Los productos ECO no son más caros?
Algunos productos certificados son más caros, pero esta diferencia no es significativa y se compensa con las buenas prácticas y la falta de desechos, factores necesarios para lograr un proyecto sostenible. Un discurso especial lo merecen las instalaciones, en continua evolución, que son un campo muy especializado, capaz de influir considerablemente tanto en el coste de la construcción como en la gestión del edificio. En términos generales, nuestros proyectos optan por una presencia limitada y bien equilibrada de la tecnología, un enfoque de base decididamente “pasivo” y un notable estudio de la respuesta del edificio a los factores ambientales, tanto a través de una inserción adecuada en la naturaleza como a través de mecanismos capaces de explotar los beneficios ambientales convirtiéndolos en ventajas;  un ejemplo bien conocido de estas estrategias son las pérgolas, un elemento muy simple pero capaz de proteger de los rayos del sol en el verano, cuando tienen una trayectoria muy vertical, dejándolos entrar en el invierno … este es el ejemplo más conocido, tal vez, de un elemento de diseño “estratégico”.

¿Qué materiales se han utilizado en la construcción?
Todos los materiales se han elegido por su renovabilidad, por ejemplo el bamboo y las maderas certificadas FSC, por su reciclabilitad, su posibilidad de reutilización, su proveniencia local, su no toxicidad y bajo contenido de energía gris; además se han utilizado algunos de los primeros productos C2C (cradle to cradle) realizados en España. Entre estos, los captadores de luz de Espacio Solar; este último producto tiene un significado particular, por ser parte de una estrategia de iluminación natural que caracteriza el diseño de todo el proyecto.

¿Qué beneficios directos aporta un hotel sostenible al cliente?
Sin duda, el hecho de encontrarse en un edificio con una calidad medioambiental notable, todo lo contrario de las estructuras que sufren del “síndrome del edificio enfermo”, que, curiosamente, son la mayoría, sobre todo si consideramos los espacios de trabajo y las estructuras receptivas y comerciales. Así que ésta es la paradoja: el hecho de que el estar en un entorno natural saludable todavía se considera algo excepcional. En retrospectiva, puedo decir que el Hostal Empúries despierta una considerable curiosidad, lo que es un dato extremadamente positivo.

¿Cuál ha sido el principal desafío técnico que ha presentado el edificio?
El mayor reto, como siempre, fue plasmar el concepto, que en este caso significaba también equilibrar la presencia en el paisaje, la integración de los volúmenes de la edificación existente y de los nuevos,  localizar los flujos correctos, estudiar las estrategias y prácticas sostenibles correctas, optar por una forma articulada (la forma compacta era inadmisible por las dimensiones), darle un significado y después unificar el todo a través del jardín. Invirtiendo la secuencia, o sea poniéndonos del lado del visitante: entrar en un jardín, que es, por definición, el paraíso en la tierra, y atravesar patios protegidos o abiertos hacia el magnífico paisaje para llegar a  las diferentes áreas que conforman  el hotel, espacios y recorridos internos que a su vez conducen y se entrecruzan con espacios y recorridos externos. Imaginar esto fue el verdadero desafío.

Para la iluminación de los espacios interiores del spa se han utilizado tubos de transporte de luz natural Deplosun.

¿Qué ha representado para  AW Arquitectes, como experiencia, trabajar en este proyecto?

Para nosotros ha sido una experiencia muy positiva. El proyecto es en apariencia sencillo, y que dé esta impresión es un logro, pero se ha proyectado con un estudio profundo de la relación entre espacio arquitectónico y actividad humana, y de la interrelación entre naturaleza y hombre. Por esta razón nos referimos a este proyecto como a un laboratorio. El resultado final se puede considerar un modelo que marca un camino a seguir, un referente en prácticas de turismo sostenible.

 

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close