“Alingsås ha sido una de las mejores experiencias de mi vida”

07/11/2016

Por Maria Manuela Bertola

Llegar a Alingsås es como detenerse en el tiempo. Yo soy de Curitiba, Brasil. En mi vida he visto tamaña tranquilidad y calma en una ciudad poblada, en donde las cosas realmente funcionan, reciben cuidado y su población es tan receptiva.

Desde el primer contacto con Angélica, la responsable del festival Lights in Alingsås, sentí todas mis dudas aclaradas. Nada más llegar nos indicó como proceder hasta el dormitorio. Gente de todo el mundo reunida en un solo gimnasio. Me hice próxima de Belén (de Mérida, Argentina) y Keralt (Barcelona, España). Pero conocí gente de todas partes del mundo, estudiantes y profesionales de la iluminación tanto escénica como arquitectónica y diseñadores industriales. Lo que más me atraía del workshop era conocer e intercambiar experiencias y conocimiento con personas de diferentes partes del mundo y de muchas vertientes del diseño de iluminación.

Al día siguiente, empezaron las presentaciones. Ignacio, mi profesor de Masterdía (UPM) y profesional al que admiro muchísimo, era uno de los workshop heads de los 7 equipos a los que nos podíamos integrar. Dentro de lo posible, cada uno terminó en los equipos elegidos. Yo opté por el número 3: “The Abandoned House “. El tema principal “Enlightenment” estaba enfocado al desarrollo sostenible y a nosotros nos toco desarrollar el número 10: Reduce inequality (reducir la desigualdad).

Trabajar con Annetrin Jytte Basler y Carla Jardin fue una experiencia única en la vida. “Hay que tener una idea y entonces dejarla ir” nos dijeron. Entre tanto desapego a las ideas y modo inusitado de trabajo, jamás imaginé tener el equipo más unido. La forma en que desarrollamos el concepto, los skethcs (invirtiendo colores), y la forma tranquila en fueron tomadas las decisiones son lecciones que llevaré conmigo toda mi vida profesional.

Para mi, lo más provechoso fueron las instalaciones y programación del protocolo DMX. Nunca me había involucrado tanto en esa parte, y me resulto de gran utilidad hacer el cableado para la instalación.

No podría estar más feliz y satisfecha con el resultado de todo nuestro trabajo, con la atención de mis compañeros de equipo y con las workshop heads con las que tuve el placer de aprender durante esa semana.

El programador fue también parte del equipo. Con su sensibilidad y admirable atención a los detalles, pudo reproducir exactamente lo que sentíamos. Uno de los estudiantes de Eléctrica también se involucro muchísimo en el proyecto, y fue como uno más de nosotros. Las relaciones con el equipo fueron increíbles y el resultado emocionante. Superó mis expectativas. Resultó un experiencia única, intensa, agotadora y principalmente muy satisfactoria. Una de las mejores experiencias de aprendizaje que he tenido en mi vida.

Le agradezco muchísimo a Lightecture por la oportunidad.

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close