“Dalston permite seleccionar el color que le viene bien al interior”

14/10/2016

La silueta de una lámpara industrial ha inspirado una creación de espíritu contemporáneo, realizada en aluminio pintado. Dalston, el diseño de Sam Hecht y Kim Colin para la firma Wästberg, es personalizable y permite múltiples composiciones. Un guiño al pasado de Industrial Facility que responde a las exigencias funcionales actuales.

Entrevista de Ana Domínguez

La inspiración tras la forma de esta lámpara es según parece una típica lámpara industrial. ¿Qué preservasteis de esta tipología y cómo se mejoró el diseño original?
La mayoría de la gente está familiarizada con la silueta de una lámpara industrial típica de talleres y almacenes. Mientras que este tipo de lámpara se conoce por su durabilidad, ha perdido su relevancia con la llegada del los energéticamente eficientes LED. Sin embargo, la tipología sigue siendo entrañable, tanto para mi como para mucha gente. Como diseñadores, a veces es tu responsabilidad devolver estas formas, con el reto de integrar la fuente de los LED y hacerlas relevantes de nuevo. Así que en realidad no fue tanto una mejora sino una re-articulación de una silueta de lámpara que nos era familiar. La diferencia de Dalston viene del hecho de que hemos programado la fuente de luz LED para iluminar en parte el exterior de la pantalla, lo que le añade calidez. Esto no fue algo fácil de conseguir, al tiempo que se evitaban los puntos de conflicto del propio LED.

¿Por qué se llama Dalston?
Dalston es una zona de Londres que ha vivido un cambio rápido. De nuestra infancia recordamos esta zona de viejos almacenes donde se veía este tipo de lámparas. Ahora Dalston es un sitio muy distinto, con una nueva mezcla de cultura, negocios y vida. Parecía un buen nombre para ponerle a la lámpara.

A partir del tamaño, los materiales y el color se da al cliente muchas opciones para personalizar su lámpara. ¿Cuál es la idea tras esta decisión? ¿Es dar respuesta a la necesidad de individualidad, un tema importante en vuestro trabajo?
Dalston tiene una pieza de aluminio fundido que alberga el modulo LED, el difusor y el oscurizador, que también actúa como disipador de calor. En esa pieza se pueden colgar pantallas de metal o de cristal. Con algo de desarrollo hemos conseguido ofrecer al cliente una oportunidad de seleccionar la pieza de aluminio en tres acabados distintos (plata, oro y negro anodizado). Para las pantallas tomamos la valiente decisión de encontrar un método que permitiera al cliente seleccionar cualquier color RAL, las combinaciones resultaron impresionantes y sí, la oportunidad de llegar a una elección más personal fue importante para la Dalston. Significa que un edificio puede seleccionar la misma lámpara a lo largo todo su plano, mientras mantiene la calidad y rendimiento, y a la vez supone diferentes identidades para cada aplicación. Dalston para el baño puede parecer muy diferente de Dalston para el comedor, dependiendo del color y material que se elija y, sin embargo, las dos son posibles.

¿Cómo explicar la elección de material y la construcción de la pieza?
Dalston consiste en una pieza de aluminio, coloreado con anodización, y siempre lleva un cable a juego. Colgando de esa pieza hay dos tipos de pantalla de metal (pequeña y grande) y una pantalla de cristal (transparente o ahumada). Hemos elegido colores muy bonitos para las pantallas metálicas, que funcionan bien en toda clase de combinaciones usando el sistema RAL. Esto permite al consumidor seleccionar exactamente el color que le viene bien para su interior. La construcción de la pieza de LED requirió bastante desarrollo. Esto se debió a que una fuente de luz LED no necesita de pantalla debido a que puedes programar el ángulo de la luz. Pero la pantalla ayuda a tamizarla. Además, la parte exterior de la pantalla recibe cierta luz, gracias a los agujeros de la pieza de fundición, de ahí es de donde se deriva su calidez y carácter.

También te puede interesar

No se ha encontrado ninguno