Las fachadas Media ¿recurso artístico o contaminación luminosa?

30/11/2011

Qué son, de qué elementos consisten, dónde instalarlas y consejos para escoger la mejor solución…   
Por Cristina Isanta

Vivimos en la era digital que está suponiendo un cambio radical en el mundo de la iluminación, con la irrupción de la tecnología LED (Diodos Emisores de Luz) como mejor fuente de luz para iluminar los espacios que nos rodean.

Como consecuencia de estos avances tecnológicos la iluminación arquitectónica de los edificios y las ciudades ha pasado a tener una doble función: la de iluminar los espacios arquitectónicos y la de transmitir sensaciones, texturas y contenidos mediáticos o artísticos. A menudo se conoce a esta última funcionalidad como “ArchiMedia”.

Podemos asociar el término “ArchiMedia” a pantallas LED de grandes dimensiones, que se colocan en fachadas de edificios y muestran imágenes dinámicas para entretener, comunicar o anunciar marcas o eventos. Observamos que en ocasiones la información y el soporte de dicha comunicación pasa a tener más importancia que el edificio que lo contiene, dejando en segundo plano la calidad arquitectónica de éste. De ahí surge el reto de cómo hacer convivir sin conflictos los elementos arquitectónicos de las ciudades con las necesidades derivadas de la era de la información en la que vivimos. Sin duda esto es posible aunque obliga a considerar esta tendencia “ArchiMedia” en la fase inicial de los proyectos de arquitectura, como un elemento más del concepto arquitectónico subyacente.

No obstante, el determinar si dichas fachadas son origen de contaminación luminosa en las ciudades o si aportan valor a la arquitectura que las sostiene no es una cuestión libre de controversia. Personalmente soy partidaria de esta segunda interpretación aunque hay que tener muy presente el contexto y la transformación que experimenta el edificio a través del contenido emitido. No se trata de una solución generalizable pero sí muy adecuada en algunas aplicaciones y para conseguir determinados objetivos.

Una pantalla Multimedia de LED es un sistema formado por paneles LED, un procesador de vídeo, un procesador de señal y distribuidores de datos. Está formada por píxeles, que son puntos discretos que conjuntamente forman una imagen. La distancia entre dos píxeles se denomina píxel pitch (medida en mm). Si se selecciona un píxel pitch correcto para la distancia habitual de visualización el espectador no verá los píxeles individualmente. Estas pantallas proporcionan una flexibilidad incomparable en tamaño con amplios ángulos de visión para informar y entretener a grandes audiencias. Sólo las pantallas LED pueden ofrecer un brillo adecuado, saturación de colores y contraste de alta calidad en cualquier ambiente de visualización.

Así, las pantallas Multimedia se han convertido en un nuevo recurso inestimable de comunicación generando oportunidades antes imposibles de entretener, informar y anunciar. Ya existen soluciones con diferentes grados de resolución, pantallas curvadas y con transparencias de hasta el 50% hacia el interior del edificio, pantallas Multimedia visibles a la luz del día e incluso cristales constructivos con pantallas LED integradas.

Las aplicaciones más habituales de las pantallas Multimedia se encuentran en ciudades, instalaciones deportivas y zonas comerciales, entre otras.
Podemos añadir belleza, ambientación y valor a nuestras ciudades con la instalación de fachadas Media que incrementen el valor artístico y el componente sugestivo de los edificios.
A otra escala, la instalación de pantallas Multimedia permitirá a los ciudadanos y visitantes conocer los contenidos mostrados en ellas (historia de la ciudad, localizaciones turísticas, eventos, publicidad, etc.).

En los recintos deportivos las pantallas Multimedia permiten disfrutar de una experiencia espectacular, que incrementa el nivel de satisfacción de los espectadores y les incentiva a repetir la visita.

La percepción de marca es el motivo principal de colocación para las pantallas Multimedia instaladas en centros comerciales o zonas de compras. Éstas permiten transmitir de modo eficaz y atractivo la identidad de marca, así como comunicar valores, eventos y mensajes.

A continuación se indican algunos consejos prácticos para escoger la mejor pantalla Multimedia.

Todas las pantallas Multimedia tienen el “mismo” brillo el primer día pero luego, en función de la calidad de los LEDs, este brillo va decreciendo más o menos rápidamente. Por ello, es aconsejable ver instalaciones de referencia que ya lleven más de dos años en funcionamiento.

El consumo eléctrico es un factor clave a considerar a la hora de hacer una buena elección, tenga en cuenta que puede haber diferencias de consumo de hasta cuatro veces más entre fabricantes (recomendable LED tipo LED Lamp en lugar de SMD).

Es importante que el fabricante seleccione los LEDs que presenten niveles de color y brillo en cada píxel con una variación máxima del 5% (lo que es indetectable para el ojo humano) para poder proporcionar una imagen perfectamente homogénea.

Existen costes indirectos a tener en cuenta y trucos que nos pueden ayudar a detectarlos. Por ejemplo, si vemos una pantalla LED cuyo píxel se compone por más de un LED rojo, uno verde y otro azul (existen muchos fabricantes con dos LEDs rojos), nos encontramos ante un LED rojo de mala calidad ya que, como éste es el más difícil y caro de conseguir, para economizar se instalan dos LEDs rojos por píxel. Esto es un indicador de qué la pantalla va a tener un consumo elevado y de qué el LED no es de calidad, por lo que deberemos esperar una tasa de fallos mayor.

También hay que conocer el grado de estanqueidad del panel. Muchos fabricantes necesitan que la pantalla esté refrigerada mediante aire acondicionado o ventiladores con filtros al exterior. Actualmente ya existen soluciones IP65 tanto por la parte frontal como por la trasera, que prescinden de ventiladores y eliminan el calor mediante un disipador, suponiendo una menor tasa de fallos.

Además es interesante conocer la vida útil del resto de equipos que componen un panel de LEDs, por ejemplo de las fuentes de alimentación. Una buena durabilidad de las mismas nos prevendrá de los indeseados cuadros en negro de las pantallas LED.

Finalmente es aconsejable conocer las condiciones y salvedades del servicio post-venta y de la garantía otorgada por el fabricante.

Las fachadas Media ya forman parte del entorno urbano y arquitectónico de nuestras ciudades. El previsible rápido desarrollo de la tecnología que las soporta invita a pensar que su utilización va a ser cada vez más popular. Hacer de ellas un buen uso es una tarea de todos que confío sabremos acometer con responsabilidad.

Cristina Isanta
Philips Ibérica. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE, es la responsable de las actividades relacionadas con la iluminación arquitectónica y los prescriptores “creativos” dentro de Philips Ibérica. Trabaja en el mundo de la luz desde hace diez años, donde ha desempeñado diferentes funciones en el ámbito del marketing y de la promoción técnica en el canal profesional.

http://www.philips.es

También te puede interesar

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close