Nueva Colección Detail 82 con colores Flúor de SIMON

27/05/2014

Simon lanza una nueva Colección de interruptores pensados para cumplir las expectativas de cualquier proyecto de interiores. Todos los detalles de un interruptor se han puesto a juicio para diseñar la colección DETAIL 82 con la intención de formar parte tanto de la arquitectura como de la vida de las personas.


“Dios está en los detalles” lo hizo famoso Mies van der Rohe y así lo sienten la mayoría de creyentes en el diseño y la arquitectura. Partiendo de este respeto por los detalles, en Simon se ha considerado revisar todos los aspectos que han aportado la experiencia de casi 100 años fabricando material eléctrico.

El interruptor es un elemento principalmente funcional, pero su responsabilidad estética como complemento decorativo es absoluta en cualquier ambiente. Por eso, condicionados por la función, se han estudiado las formas, el diseño, los matices y sus acabados; conscientes de que los detalles están ahí para cambiar nuestra percepción sobre la personalidad de un espacio.

La sobriedad estética es uno de los principales requisitos que cubre la colección: los proyectos de arquitectura que basan su carácter en la simplicidad o el esencialismo, cuentan con una serie de elementos que respetarán sus intenciones: un blanco óptico, grafito mate, acabado en madera natural, sutiles perfiles metálicos, brillantes o mate…

Además, dentro de la colección DETAIL82 Simon hace una propuesta verdaderamente rompedora ofreciendo tres colores que han marcado tendencia en los complementos del mundo de la moda, para llevarlos como complementos en el diseño de cualquier espacio: amarillo, rosa y verde flúor. Es seguramente con estos colores cuando más se percibe todo lo que un detalle puede hacer por cambiar la personalidad de un espacio.

La Colección DETAIL 82 comprende muchos otros materiales y acabados clasificados bajo las gamas SELECT y ORIGINAL con la intención de adaptarse a proyectos de interiorismo de distintos estilos.

Primero se pensó en la superficie, en el tacto. Se estimó la curva como mejor forma para la superficie de contacto, más agradable y ergonómica que una superficie plana. Por esta razón se le confiere un ligero volumen, para dar a las personas sensación de control al tocarlo.

Pero lo más característico de la colección es la base de ángulo cóncavo con que la pieza parece flotar en la pared proyectando una ligera sombra. El interruptor no se esconde sino que se acerca al usuario con una nueva propuesta estética: funciona tanto si se requiere mimetizar con el entorno como si se desea que aporte un valor estilístico concreto.

También te puede interesar

No se ha encontrado ninguno