Prescribir con LEDs: consideraciones importantes

10/01/2014

Por Alfred Sá

Este articulo ha surgido para intentar añadir un poco de luz sobre la conveniencia de prescribir con LEDs en iluminación. Pero ya sabemos que la luz puede comportar sombras, o no, sólo es cuestión de saber elegir. Y aquí empiezan los problemas.

¿Cómo asegurarnos de que los LEDs prescritos darán las prestaciones que necesitamos? Parece una pregunta simple, pero las posibilidades disponibles en el mercado aumentan constantemente, sin que aumenten las garantías que los fabricantes nos proporcionan.

Hasta hace cuatro días, cada tipo de lámpara tenía unas prestaciones conocidas y las diferencias entre fabricantes eran mínimas. Una vez elegido el sistema de iluminación y la lámpara, el proyecto obtenía casi siempre un resultado previsible.

Hace 10 o 12 años empezamos a prescribir con LEDs, y la evolución ha sido imparable. En Light+Building 2008, aún costaba encontrar sistemas LED convincentes en la mayoría de fabricantes, era la época de los “prototipos”. En 2010 ya los catálogos de iluminación estaban repartidos al 50% entre sistemas convencionales y LEDs. En 2012, un 95% de las novedades giraban en torno a sistemas LED, OLED, etc. Las lámparas convencionales son ahora mismo la excepción, mostrando una heroica resistencia a desaparecer.

Hoy en día el 100% de actores del mercado nos ofrecen LEDs de “alta calidad” a “buen precio” de “primeras marcas”. Bien, este es el discurso del vendedor, que no siempre es cierto. Pero, ¿cómo nos aseguramos de que van a cumplirse las expectativas? Para realizar una correcta prescripción, el diseñador de iluminación debe ser muy crítico, analizando, valorando y comparando las distintas soluciones que aparecen constantemente.

En el mercado conviven productos LED de buena, regular, y mala calidad. Todos están en el mercado, pero ¿cómo distinguimos entre ellos? Hace años la respuesta era fácil: Había 4 grandes marcas de lámparas, a nivel mundial, y quizá 20 ó 40 grandes fabricantes de luminarias (depende de cómo lo valoremos). Fuera de estas marcas, estábamos generalmente ante productos de segunda categoría.

Actualmente podemos hablar también de 4, 6 u 8 fabricantes de chips LED de alta calidad, pero existe un grupo indeterminado de fabricantes desconocidos que inundan el mercado a través de los importadores. Respecto a fabricantes de luminarias, los mismos 20 ó 40, quizá ampliaríamos a 100 grandes marcas. Pero han aparecido también miles de pequeños fabricantes, locales o procedentes de los países asiáticos debido a la “facilidad” de diseñar luminarias LED. Diseñar con LEDs parece fácil, si, pero diseñar bien es sólo competencia de los mejores.

Existen unos mínimos exigibles al sistema LED: Temp Color, Ra, eficacia en lm/w, binning, vida útil, etc. Si fuera tan sencillo, si los catálogos fueran siempre creíbles, bastaría fiarnos del vendedor /fabricante, prescribir e instalar.

Hay otros conceptos que deberemos contemplar:

La permanencia de las prestaciones ¿cómo evolucionará la Temp color, el IRC, la eficacia, en el tiempo? ¿Cómo evolucionará la vida útil según la temperatura del LED? ¿Cuál es la mortalidad infantil del LED? ¿Cómo está diseñado el circuito electrónico, qué ocurrirá en un sistema LED cuando se produce el fallo de un elemento? Las elipses de MacAdam nos ayudaran a conocer la evolución futura del sistema, imprescindible pues teóricamente durará varios años. ¿Porqué sólo nos dan 3 años de garantía si el LED durará 40 ó 60.000h? Debemos prescribir con la garantía suficiente para cada caso, conociendo las necesidades reales.

Las normativas ayudan a identificar y seleccionar los mejores productos, pero todavía no son completas, y algunos productos del mercado no los cumplen. Debemos exigir el cumplimiento de todas las normativas al fabricante, sin excusas.

Es muy importante gestionar el mantenimiento y los repuestos de los sistemas LED. En este sentido la corporación ZHAGA ha mejorado la estandarización y facilita los recambios, unificando soluciones. Un cálculo de viabilidad económica lm/€ es imprescindible. Los LEDs NO son la panacea, y no siempre convienen, a no ser que queramos prescribir sólo por “moda” sin tener en cuenta el sobrecoste. La terminología y características en los “data sheet” es difícil de entender hasta para un experto. No todos los fabricantes ofrecen los datos de la misma forma, lo cual conduce a errores. Hemos de lograr comparar las prestaciones del LED en igualdad de condiciones, o será difícil encontrar el equilibrio entre calidad y precio.

Al prescribir con productos LED es aconsejable la realización de pruebas para evitar sorpresas, pero no debemos confiar sólo en el resultado de la prueba, hemos de conocer cómo evolucionará el sistema en el futuro.

En conclusión, sólo algunos fabricantes ofrecen total garantía, y antes de prescribir con productos LED, deberemos analizarlos a fondo. No es suficiente comprobar las prestaciones inmediatas, sino prever también las prestaciones futuras. Si queremos gozar durante 10 ó 12 años de una buena iluminación, debemos conocer cómo se comportará el sistema LED en el tiempo.

 

Diseñador de iluminación es miembro profesional de la Asociación Profesional de Diseñadores de Iluminación APDI. Ha trabajado para las firmas Erco, Carandini, Citelum, Schreder, Philips y Martin entre otras, acumulando una larga experiencia profesional. Desde 2007 dirige su propio estudio con oficinas en Barcelona y Sao Paulo.
www.nurlighting.com

 

También te puede interesar

No se ha encontrado ninguno

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close