MAXXI, Museo Nacional de Arte del Siglo XXI

28/04/2011

Con la mano tendida hacia el futuro, el nuevo campus cultural diseñado por Zaha Hadid en Roma desafía las reglas de la arquitectura, oscilando entre la desmesura y la fluidez, el vértigo y la contorsión. Un proyecto donde la iluminación está al servicio de la expresión visual de los espacios.

Como todos los edificios diseñados por la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, MAXXI, el Museo Nacional de Arte del Siglo XXI, destaca por su fuerte presencia arquitectónica. Concebido como una experiencia visual y sensorial, es el primer museo público italiano dedicado a la creatividad contemporánea, las artes y la arquitectura. Su finalidad no es exhibir arte, sino proponerse como un taller de investigación para que los diferentes lenguajes contemporáneos del diseño, la moda y el cine establezcan un diálogo con el arte y la arquitectura, inspirándose en tres palabras clave: la innovación, el multiculturalismo y la interdisciplinaridad.

MAXXI ha nacido con la clara vocación de convertir las expresiones artísticas de hoy en el patrimonio cultural del mañana. Un espacio urbano donde ¿quién si no? Zaha Hadid ha dejando su impronta de contorsiones ondulantes e imposibles, en una obra magistral, reconocida este año por el Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA) con el premio Stirling al mejor edificio construido en Europa.

Concepto arquitectóncio
El concepto aplicado en el MAXXI consistió en distanciarse de la idea del museo como «un objeto» hacia la idea de «un campo de edificios” accesible a todo tipo de personas y abierto a la ciudad. Tras muchos estudios, la investigación llevada a cabo por Zaha Hadid Architects evolucionó hacia el concepto de la confluencia de las líneas, donde la fuerza principal son las paredes que constantemente se cruzan y separan para crear los espacios interiores y exteriores.

El plan se alinea a las dos redes urbanas que regulan el urbanismo de la zona y la nueva interpretación de estas redes genera la complejidad geométrica del campus. Las paredes del MAXXI crean grandes flujos y flujos menores. Los principales flujos son las galerías, y los flujos menores son las conexiones y los puentes. El sitio tiene una huella única en forma de L que serpentea entre los edificios existentes en el distrito de Flaminio cercano al auditorio diseñado por Renzo Piano. Pero en lugar de representar una limitación, Zaha Hadid utiliza la forma del solar en beneficio propio, tomándolo como una oportunidad para explorar las posibilidades de una estructura lineal, agrupando, retorciendo y construyendo masa en algunas áreas y reduciéndola en otras – creando un centro cultural urbano donde una textura densa de los espacios interiores y exteriores han sido entrelazados y superpuestos unos sobre otros.

La presencia exterior, marcada por sus muros de hormigón, es bastante discreta, a excepción del acceso principal donde un volumen vidriado asoma agresivamente sobre el visitante. En contraste, los interiores son un ejemplo de distorsión, contorsión y desafio a las leyes de la gravedad.
El contratista proporcionó soluciones integrales de construcción basadas en las propuestas técnicas presentadas en la fase de licitación. Las especificaciones individuales de los materiales se redujeron al mínimo a favor de una estrategia integrada. Para lograr el efecto de continuidad, las paredes del MAXXI fueron montadas in situ con hormigón autocompactante, lo que representó uno de los aspectos más difíciles del proceso de construcción, con moldes de hasta 50 metros de longitud.

Diseño de iluminación del MAXXI
El diseño de iluminación proyectado en el MAXXI, Museo Nacional de las Artes del siglo XXI, busca desarrollar una estrategia de sinergia, de acuerdo con el desarrollo del diseño interno (galerías de exposición) y el diseño externo.
El objetivo de proporcionar un escenario con la iluminación más adecuada a lo largo del día lleva a la decisión de combinar la luz natural con la integración de diferentes soluciones de iluminación.

Para ello, ha sido necesario desarrollar una solución específica que abarca protectores solares (parrillas externas de cerrado, laminas difusoras y laminas horizontales motorizadas) y luminarias regulables en función del nivel de luminosidad. Esta última solución tiene la ventaja de ofrecer, tanto para los requisitos técnicos como estéticos, un control total, principalmente para obtener la luminosidad más adecuada.

Un sistema centralizado sintonizable permite activar los motores y, posteriormente, regular el flujo de las luminarias oportunamente. El sistema se activa por el nivel de luz que se obtiene a través de mediciones continuas detectado a través de un dispositivo multi-sensor (colocado en el techo)y por la cantidad de luz que se filtra desde el exterior.

La iluminación en las paredes verticales de la exposición se consigue a través de luminarias empotradas y perfectamente integradas en el entorno arquitectónico. Estas soluciones implementadas ofrecen un doble efecto de luz directa, estrictamente dirigida a las obras de arte, y de apoyo a todo el entorno con una luz ambiente generosa.

La iluminación general proviene de un grupo de luminarias fijas (versión personalizada integrada en las vigas prefabricadas)como parte del techo de las galerias.
Las luminarias generan una luz indirecta en las zonas centrales de las galerías y suministran a la vez un acento especial en las paredes verticales. Junto a esta solución, otra instalación sencilla pero efectiva aporta la flexibilidad necesaria para poner de relieve determinadas obras de arte, como esculturas y objetos similares, que deben ser tratados de una manera específica.

La solución dieñada para el exterior del Museo engloba proyectores montados en la estructura externa del edificio. Este efecto proporciona el rendimiento correcto de luz en las paredes externas definiendo la fluidez de la estructura arquitectónica. Además, el uso de un sistema lineal de lámparas fluorescentes empotradas en el suelo logra que destaque el perímetro del edificio. A través de empotrables de suelo  que aportan una luz tenue y de postes luminosos se ha equipado al Museo con rutas de acceso peatonales y puntos de encuentro.

Premio Stirling de arquitectura
En octubre del 2010 MAXXI fue galardonado con el premio Stirling que concede cada año el Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA), dotado con 20.000 libras. Este prestigioso galardón premia el mejor edificio de Europa construido o diseñado en el Reino Unido.

El jurado destacó del MAXXI „su pirotecnia estructural“ y cómo’El edificio se ilumina con valentía durante el día con un tejado sinuoso que incluye luces de techo controladas, persianas y haces de luz, que orientan y estimulan al visitante, y que crean espacios que elevan el espíritu’.

Arquitectura: ZAHA HADID ARCHITECTS
Diseño: Zaha Hadid y Patrik Schumacher
Planificación: ABT (Rome, Italy)
Estructura: Anthony Hunt Associates (London, UK),
OK Design Group (Rome, Italy), Studio S.P.C. S.r.l. (Rome, Italy)
M&E: Max Fordham and Partners (London, UK), OK Design Group
Iluminación: Equation Lighting (London, UK)
Acústica: Paul Gilleron Acoustic (London, UK
Fotografía: Helene Binet

 

También te puede interesar

No se ha encontrado ninguno

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close